sábado

ETAPA 11 : A GUDIÑA - A ABELEDA



Lunes, 9 de Agosto de 2010


Amanece en el albergue de Toural en A Gudiña, abro los ojos y la habitación está casi vacía, tan solo los tres ciclistas del Tiemblo y dos peregrinas que ya se marchan.




Por primera vez en todos los caminos que llevamos los peregrinos se marcharon de madrugada sin que me enterara, así da gusto.




Preparamos todo el equipaje y bajamos a poner las alforjas en las bicis.




Con todo listo salimos en dirección al bar a desayunar, enseguida nos dimos cuenta que hacía frio y una especie de neblina.




Se deja el albergue por una bajada muy corta, enseguida giramos a la izda. pasando por un túnel del ferrocarril.




Subimos la cuesta y llegamos al bar O Peregrino para desayunar.




El desayuno estuvo como la cena… fenomenal.




María contando lo acontecido en directo.




Estuve viendo esta cerveza de muestra y me propuse comprar una en Santiago para tenerla de recuerdo.




Aquí estoy a punto de comenzar otro día más en el camino.




Fijaros en esta piedra grabada, primero fueron los cubos de Extremadura, las piedras de granito en Zamora y ahora las piedras grabadas en Orense.




Cogimos agua en la fuente antes de comenzar a pedalear.




María en la calle mayor de A Gudiña, como veis está bien señalizada.




Llegamos al cruceiro, detrás está la bifurcación de los caminos.




Aquí podéis ver los km por cada camino, aunque parezca mucho más largo el de Verin, se tarda mucho menos en hacer, pues el camino es casi todo por la general con un arcén ancho y menos cuestas.




Nosotros ya teníamos decidido cual coger pues las conchas peregrinas las teníamos que dejar en la cruz de Porto Camba.




Se deja este pueblo por una calle cuesta arriba, para los que se les olvidó coger agua hay una fuente al lado izdo.




La calle sigue cuesta arriba y con las piernas frías se hace un poco más difícil.




Salimos a una carreterilla siempre cuesta arriba.




La cuesta no parece acabar nunca.




Llegamos a este cruce perfectamente indicado.




María delante, seguimos subiendo.




Como no paramos de subir ya se ve todo o casi todo más abajo, lastima de neblina, no deja ver bien el paisaje.




Pues nada que esto sigue para arriba.




Hace frio pero con tanta cuesta ya hasta tenemos calor.




Al fondo unas montañas mucho más altas, en nuestras cabezas planea que tenemos que subirlas.




La niebla se está acercando y las montañas también.




En este tramo estamos en la cumbre con pendientes en los dos lados.




María no hace más que mirar las montañas que cada vez están mas cerca.




La carretera solo está para las bicis porque todavía no hemos visto a nadie.




Llegamos a este cruce y las flechas y la piedra grabada nos indican a la izda., aquí cambiamos el rumbo de las temibles montañas.




Giramos a la izda. y la vista se nos va para la derecha, el embalse Das Portas encajonado entre montañas, las vistas son espectaculares.




Unos metros más arriba vimos a esta peregrina con la que hablamos y le deseamos buen camino.




Delante de mí, María sigue subiendo, aunque yo sigo mirando al embalse.




Estamos bordeando el embalse y cada foto es diferente.




Por fin llegamos a un llano en la parte más alta de la montaña.




Al fondo unas casas anuncian la cercanía de un pueblo.




Unos metros más adelante pasaremos por el puente del ferrocarril la línea Puebla a Orense, la misma que pasamos al salir del albergue de A Gudiña.




Pequeñas aldeas gallegas que no tienen ni cartel del pueblo.




Mojón en el cruce del pueblo.




Aquí tenéis los kilómetros que nos faltan…nos acordamos del camino de Muxía y Fisterra pensando…… ¿será verdad?




Mientras paré a hacer las fotos, María a desaparecido, ahora voy subiendo otra cuestecita.




Fuente y banco para el descanso del peregrino.




Seguimos por la cumbre de la montaña, a los lados este paisaje empañado por la niebla.




Entramos en otro pueblo sin coches, sin gente, sin bar, no quiero ni pensar lo duro que tiene que ser vivir aquí en pleno invierno.




Cartel en una de las casas.




María otra vez subiendo.




Vista del embalse desde este punto.



Está visto que hoy todo va a ser subida pero alguna vez bajaremos...digo yo.




A lo lejos otro pequeño pueblo en el camino.




Entramos en Vilariño de Conso-Bolaño.




Única calle del pueblo, al fondo María en las últimas casas.




Muchas flores y muy bonitas en la puerta de esta casa.




Cartel al salir del pueblo.




No os lo vais a creer, al salir del pueblo la cuesta arriba se pone más dura.



Mojón en el camino, otro más al que le han quitado la chapa de los km.



María unos metros más arriba y seguimos subiendo.




Por fin llegamos a lo más alto y desde aquí el paisaje y las vistas son increíbles.



Por fin algo de llaneo al fondo unos peregrinos caminando por la carretera.



María hablando con dos peregrinos que salieron a las 5 de la mañana de albergue.




Nos despedimos, María cogió la delantera.




Seguimos por la parte alta de las montañas, en esta foto se ven las dos vertientes.



Me retrasé un poco, aquí vemos a María esperándome.




Al menos ahora es bajada, pero… ya se sabe.




Si ampliáis la foto veréis a María en el centro de la foto. Desde lejos tan solo se ve un puntito amarillo.




Al dar la curva vemos por primera vez el pueblo.




Unos km más adelante entramos en CAMPOBECERROS.




Nada más entrar en el pueblo el cartel del albergue.




Otra piedra en el camino, está en el centro del pueblo.




Casa del pueblo, fijaros en su parte baja construida de piedra y la parte alta más moderna.



Bonitos carteles indicadores de dirección.




María en una calle del pueblo buscando el bar.




En esta calle no molestaran nunca los camiones.




Llegamos al bar con ganas de unas coca-colas, desde que salimos de A Gudiña es el primer bar.




El bar lo tiene todo, hasta su dueña súper simpática, estuvo hablando con nosotros en la puerta hasta que decidimos ponernos en marcha.



Calles típicas de Campobecerros.




Calle típica.




Calle típica, es como si de casa a casa hubieran puesto vigas de madera y hubiesen construido encima




Llegamos al cruce y estaba poblado de carteles.




Antes de salir del pueblo veréis este otro cartel, nos pusimos contentos… tan solo 2,8 km. pero cuidado las rampas que vienen son durillas.



Al final no quedó más remedio que empujar, fijaros en el pueblo aun estando tan cerca ya se ha quedado en una hondonada.




Cuando llegamos a la parte más alta, de repente comenzamos a bajar.



Aquí ni pedaleamos para recuperarnos de la anterior subida.




Al fondo ya se ve el pueblo.




Nos encontramos a este peregrino y le deseamos buen camino




Estamos a punto de llegar al pueblo, a nuestra derecha vemos el túnel del ferrocarril que hemos cruzado varias veces.




Estamos en PORTOCAMBA.




Calle principal de Portocamba.




Banco entre dos casas.




Esta larga calle se hace todo en cuesta arriba.




No la medí pero creo que la calle tiene más de un km o es que al ir todo el rato subiendo se hizo más larga.




Llené la garrafa en la fuente del peregrino.




De este pueblo se sale subiendo una especie de puerto que lo hacemos con el molinillo. De camino otra piedra grabada.




Aquí vemos a María subiendo el puertecillo y en el suelo podéis ver las flechas amarillas.




Otro mojón indicador al que le han quitado la chapa con los km.




La Cruz de Camba en lo alto de una montaña.




María poniendo las conchas en la Cruz de Portocamba.




Algunas de las conchas, las otras están más arriba.




Aquí estoy en la cruz unos minutos antes de emprender la marcha.




Dejamos atrás la cruz donde dejamos las conchas y las promesas.




Creíamos que desde aquí seria todo bajada, pero no fue así.




Aquí vemos a María empujando su bici, unos metros más arriba el peregrino que vimos antes de entrar en el pueblo. Mientras colocábamos las conchas nos había adelantado.




Comenzamos la bajada a Laza.




María bajando




María bajando, fijaros en el puntito amarillo




María bajando, si ampliáis la imagen veréis a María dando la curva al fondo.



Fijaros yo estoy ahora en el mismo sitio que estaba María en la foto anterior.



En esta foto la encontrareis en el centro.




El camino es ancho pero hay que tener puestos los 5 sentidos porque un descuido puede ser fatal.




María bajando el camino a Laza.




Las distancias y las alturas aquí se hacen grandes.




María esperándome y dándole un descanso a las manos, duelen de tanto ir frenando.




Dejamos los precipicios y entramos en un bosque de pino alto.




El camino continúo durante unos km más.




Entramos en TREZ, un pueblo estrecho y pequeño que lo único bueno que tiene es… este parque a la salida.




Desde aquí ya todo es carretera.




La bajada la hacemos disfrutando del paisaje.




Seguimos bajando en dirección Laza




Llenamos las garrafas en esta fuente que tiene esta mini piscina…si la llego a coger en Castilblanco de los Arroyos me meto vestido y hasta con la bici.




Seguimos bajando, aquí podéis ver otra piedra grabada junto al mojón.



Cartel anunciando el rio




María a punto de cruzar el rio.




Vista del rio Támega desde el puente, como veis las aguas son puras y transparentes.



Entramos en LAZA




Otro cartel de aviso, estamos en Laza






Fijaros en los carteles indicadores.




En este pueblo pasamos al súper y compre unos bollos de La Bañeza, después seguimos calle arriba y entramos en el bar a tomarnos unas coca-colas, aquí vimos los cuadros del PELIQUEIRO.



Otro cuadro del Peliqueiro, es la fiesta por excelencia en Laza.


Figura de la cara del Peliqueiro en la pared




Dejamos atrás este bonito pueblo situado en una hondonada y del que salen tres valles.




Piedra grabada en la carretera.




Esta mariposa viajo gratis unos cuantos km.




En terreno suave pero ascendente llegamos a SOUTELO VERDE




María pasando por el pueblo




Comienza la subida




Mojón y piedra grabada, al fondo María en plena cuesta.




Estamos subiendo el puerto de Alberguería.




Un pequeño descanso, para luego subir más, el desnivel fue subiendo cada vez más.




Cada curva a izda. era suave, al contrario las de derechas eran duras rampas.




Seguimos subiendo lo que no sé es porque nos coinciden todos los puertos en la peor hora de calor.




El puerto jugó al escondite con nosotros, cuando creíamos que ya se acababa aparecían mas cuestas duras con curvas.




Fijaros en esta foto, todo lo pequeño que se ve el pueblo y lo alto que estamos, aun así nos quedaba mucha subida.




Aquí vemos a María acercándose, acabábamos de parar a beber agua.



Por fin el cartel de ALBERGUERÍA, nos pusimos súper contentos y me acordé de lo que dijo VILLABOA (Máximo), cuando llegas arriba te sientes mucho mejor.




María con el puerto superado entra en el pueblo disfrutando y mirando todo a su paso.




Llegamos al cruce y vimos los carteles para llegar al bar.




Calle en Alberguería.




Al llegar al bar, que sorpresa… vimos a este bicigrino belga que estaba ayer en el albergue y más tarde cenando en el bar O Peregrino. Enseguida nos saludó y estaba bastante contento, acababa de llegar y de subir el puerto.




Al oírnos enseguida salió LUIS a recibirnos, después pasamos al bar a tomarnos nuestras coca-colas con hielo.


 


El bar es todo un museo donde creo que el peregrino siente algo especial cuando entra, es como si te unieras a la lista de los miles de peregrinos que han pasado por aquí.




Aquí estoy yo con nuestra concha peregrina, quedará aquí para siempre.




Esta es nuestra vieira escrita por nosotros, aunque no fue fácil con las ondulaciones que tiene.




Después Luis nos enseñó el nuevo albergue que está construyendo, acababa de montar las camas, fijaros están nuevas y los edredones sin sacar de la funda.




María no se pudo resistir a ser la primera en echarse en una cama, le dije a LUIS… bueno como ya se ha echado María el albergue queda oficialmente inaugurado.




En su planta baja está la cocina y comedor.




Aquí pasamos más de una hora con Luis pero llegó el momento de las despedidas.




Dejamos el Rincón del Peregrino con un poco de nostalgia.




Calle en Alberguería.




Al salir a la carretera vimos estos carteles y siguiendo las indicaciones de Luis seguimos calle arriba.




Bueno, pues ya estamos en marcha y subiendo.




Atrás queda este pueblo al que tantas ganas teníamos de llegar.




Piedra grabada y mojón en el camino. Estamos en la parte más alta y aquí iniciamos la bajada.




La bajada del puerto fue lo mejor del día, las bicis corrían bastante. En este tramo saqué la cámara y grabé un buen rato por lo que no tengo fotos, esta fue la primera entrando en el pueblo.




María en Vilar de Barrio, si os fijáis en esta casa de la derecha se ve a un peregrino en la puerta.


Entré a sellar y me recorrí todo el albergue, el peregrino me dijo que estaba él solo y que no sabía dónde estaba el sello ni el hospitalero. El albergue era nuevo por lo que estaba muy bien, pero decidimos seguir el camino.




María saliendo de Vilar de Barrio, al final de esta calle paramos a coger agua en una fuente.




Seguimos las indicaciones, mojón y piedras grabadas van unidos.




María pasando otra aldea de Galicia.




De nuevo otro mojón y piedra grabada.




María esperando que pase el rebaño de ovejas…menos mal que no eran toros.



Le costó salir, pues llevaba más desarrollo y no le dio tiempo a reducir.



Al pasar por otro pueblo oímos el helicóptero y vimos que al fondo estaban apagando un incendio, esto desgraciadamente también es Galicia y lo peor es que la mayoría son provocados.




Pasamos por otro pueblo y creo que nos hemos perdido pues ya llevamos más de los 10 km que indicaba en la salida de Vilar de Barrio.



Llegamos a otro pueblo y preguntamos, nos dijeron que todo recto, aquí podéis ver la pequeña Iglesia del pueblo.




Al fondo… el fuego cada vez más cerca, pero el pueblo sigue cada vez más lejos, pasará lo mismo que en La Canda, otra vez me paro y pregunto, la respuesta es… todo recto.




Pasamos tres pueblos más y en cada uno preguntábamos, siempre era la misma respuesta… TODO RECTO, en el cuarto pueblo mientras preguntábamos llegó un camión de bomberos que llevaba dando vueltas por los pueblos y estaba perdido.


Le indicaron como llegar al fuego y a nosotros nos dijeron, os lo podéis imaginar… TODO RECTO.


Seguimos pedaleando con la reserva encendida desde hace un buen rato, estamos en ese momento que la más mínima cuesta se convierte en una pared, pasamos otros dos pueblos y vemos un cartel, a Xunqueira de Ambía 5 km. Pero el cuenta me marcaba 16, según el cartel ya me había pasado 6 y ahora me quedan otros 5, yo miraba a María y su cara era todo un poema, con resignación seguimos pedaleando, otro pueblo al fondo en el que entramos, de pronto se para y me dice que no tiene agua… yo tampoco, se coge las garrafas y se va a una casa y se las llenan, de regreso me cuenta que le han dicho que sólo quedan 5 km, pero que son cuesta arriba…pero si acabamos de hacer 2 km y ahora siguen quedando otra vez 5, le dije yo… estoy agotado.




Seguimos pedaleando con el molinillo pues ya no hay fuerzas para mas y entramos en otro pueblo, ya no sé cuantos llevamos, aquí veo un cartel que pone Albergue y María esta unos metros más arriba, a voces consigo que se pare, me acerco y le digo que en este pueblo hay un albergue y que me niego a seguir más adelante, que mañana nos pongan km de mas pero por hoy ya tengo suficiente.


De pronto sale una señora de su casa y nos dice que si queremos cenar nos cobra 18 euros, que llamemos al hospitalero el teléfono está en la puerta del albergue. Nos estuvo contando que el albergue era nuevo, que lo habían abierto hacía muy poco tiempo.




Llamé al móvil y en 5 minutos estaba allí, nos dio las llaves y nos enseñó el albergue, estaba todo nuevo. Metimos las cosas dentro de la habitación y pagamos, después se despidió de nosotros y nos dijo que si necesitábamos algo le diéramos un toque.




Metimos las bicis en el salón super grande y limpio.




Mientras María se duchaba yo lavé la ropa para que se secara ya que hay una especie de bochorno y no sé si se secara bien, después de tener todo en su sitio nos fuimos al bar de la señora Paquita, aquí tiene cuatro cosas así que le pedimos que nos metiera una coca-cola de dos litros y una botella de agua en el congelador y nos guardara unos yogures y un paquete de salchichas que en hora y media vendría a por ellas. De vuelta al albergue Maria apenas puede caminar, hoy le pico un tábano y como es alergica se le esta hinchando mucho.




Llegó la hora y me acerqué al bar de Paquita a por las cosas, me dio todo lo encargado más dos vasos grandes con hielo. De vuelta hicimos un rissotto con unas salchichas y un sobre de arroz que llevábamos desde Fuente de Cantos.


Estaba todo muy bueno. También teníamos bollos que compré en Laza mas los yogures.




Después de la cena yo fregué los platos y Maria subió alguna foto pero como suben muy despacio nos fuimos a la cama, le di el relajante en las piernas y veo que la rodilla cada vez la tiene mas hinchada, espero que mañana se le baje la inflamacion.
Parecía nuestra casa, estábamos solos. Cerré la puerta con llave y nos fuimos a dormir.

SI TE HA GUSTADO Y QUIERES PARTICIPAR EN EL BLOG DEJANOS TU COMENTARIO.

En breve se publicara la siguiente etapa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada