sábado

ETAPA 12 : A ABELEDA - ORENSE

Martes, 10 de Agosto de 2010



El despertar en este albergue fue algo a lo que no estamos acostumbrados, al estar solos no oímos ni bolsas, ni cremalleras. Menos mal que puse el móvil para despertarnos de lo contrario nos hubiésemos despertado más tarde.




Después del aseo matinal y preparar las bicis nos fuimos al bar de la señora Paquita a desayunar. María tiene la rodilla súper hinchada por la picadura del tábano y apenas puede caminar.




Antes de salir cogimos agua de esta fuente que también es lavadero de ropa.



Aquí estoy en el parque junto a la fuente, a escasos 15 metros está el albergue.



Dejamos el pueblo y pasamos por este horreo.




Pasamos por esta fuente pero tenemos las garrafas llenas.




Antes de salir del pueblo paramos a ver este Cruceiro.




El camino aquí es la propia carretera pero por ahora no hemos visto ningún peregrino.



Carteles, mojón y piedra grabada indicando el camino.




Seguimos el camino por esta carreterilla con mucha vegetación.




Cartel informativo.




Entramos en Xunqueira de Ambía, el pueblo que tanto se hizo de rogar ayer.



María en la calle de entrada al pueblo.




Este pueblo es grande, más de lo que creíamos.




María en la plaza junto a la Iglesia.




Aquí estoy en la puerta de la Iglesia de Xunqueira.




Al otro lado de la Iglesia está este cruceiro.




Multitud de carteles pero para nosotros el más importante esta en el suelo.



Llegamos a un cruce, como veis estaba muy bien indicado.




Se deja el pueblo por una bajada.




Como bajábamos tan alegres nos pasamos las flechas y tuvimos que desandar lo andado. María de vuelta.




Pasamos junto a la piscina municipal y de la calle se pasa a un sendero.

 


Más adelante el sendero tiene escalones por lo que mejor bajar andando.



Seguimos las flechas en piedra grabada.




Nos llevan por la carretera un buen tramo, mejor porque la rampa se las trae.



Otro desvío con un camino muy pequeño.




Aquí el camino es un sendero muy chulo pero pronto nos saca a la carretera.



Entramos en Salgueiros, pueblo de regadío con muchas huertas a ambos lados de la carretera.




En este cruce vemos el cartel de 17 km a Orense, el destino cada vez más cerca.


Continuamos por esta carreterilla y por primera vez, en el día de hoy, vemos un peregrino.




Por fin una bajada, ahora avanzamos más deprisa, cuando lleguemos a Orense iremos al Hospital, a María se le sigue hinchando la rodilla.




Bueno la carretera no tiene apenas tráfico por lo que vamos bien.




Entramos en el Concello de Paderne.




Atrás quedan las montañas y delante parece verse una zona más llana, cosa rara en Galicia.




Pasamos otros dos peregrinos con los que intercambiamos el buen camino.



En Galicia los Concejos son muy anunciados por medio de carteles.




Entramos en VENDA DO RIO




Fijaros en esta señora de la carretilla saludando a María y deseándole buen camino…adiós señora le dije yo.




Paramos en este pequeño santuario y María se paró a verlo.




Carteles indicadores, casi siempre las piedras grabadas están debajo.



Nos acercamos al túnel.




Aquí los peregrinos no tienen arcén ni nada que los proteja de los coches, menos mal que no hay tráfico.




Fuimos pasando peregrinos que seguramente son los que han salido de Xunqueira.



Entramos en este pueblo y por su larga calle fuimos pasando más peregrinos.



Mojón indicador de dirección, menos mal a este no le han quitado la chapa de los km.



Fijaros en el área de descanso para peregrinos con fuente y todo.




María dándole un descanso a su maltrecha rodilla.




Aquí estamos mirando lo que nos quedaba por recorrer.




Cartel indicador de distancias y pueblos hasta Santiago, si pincháis en la foto veréis los pueblos.




Dejamos el área de descanso y siguiendo las flechas llegamos a un cruce con mucho tráfico, estamos en un polígono industrial, seguimos las indicaciones.




Pequeñas cruces, grandes, cruceiros están por toda Galicia en caminos, calles, etc.…




Estamos en el último pueblo antes de entrar en Orense.




Mi bici junto a la piedra grabada, como veis la piedra indica el antiguo camino.



Después de subir una larga cuesta con mucho tráfico se llega a un teso y veréis una piedra grabada en plena acera, desde este punto la bajada te llevará a las puertas de la ciudad.




Entramos en Orense pero aun nos quedarían muchas pedaladas pues desde donde está el cartel a las calles de la ciudad hay unos km.



Por las calles de Orense llegamos a la Plaza Mayor donde entré a sellar, detrás la Casa do Concello.




Nos llamó la atención la Plaza Mayor en cuesta, María y yo estuvimos en Orense hace muchos años pero no recordábamos que la plaza estuviera inclinada.




María en las escaleras de la Catedral.




Callejeamos un poco y llegamos a la iglesia de Santa Eufemia.




María en el interior de la Iglesia, yo mientras tanto pasé a la Sacristía a sellar la credencial.




María saliendo de la iglesia de Santa Eufemia.




Fuimos a la oficina de turismo a preguntar por los hoteles y de paso María se conectó y puso la crónica de lo acontecido hasta el momento.



Después de preguntar en varios hoteles al final fuimos a ver como estaba el albergue, una vez allí decidimos quedarnos, dejamos las alforjas y nos pusimos ropa mas cómoda para ir cuanto antes al hospital, el hospitalero nos mandó a este y la verdad es que nos atendieron muy bien, a María le pusieron una inyección de Urbason de 40 para ver si le bajaba la inflamación de la rodilla, también le mandaron comprar en la farmacia pastillas y tendríamos que volver mañana para ponerle otra.




Aquí estoy en el monumento al Alpine ganador del rally de Ourense.



Fuimos a la plaza pero hasta las 4 de la tarde no salían los trenecitos.



Después nos fuimos a comer en un restaurante que tenia aire acondicionado, el primer plato estuvo bien, el segundo regular y los postres ya lo veis.



Desde el bar nos fuimos en dirección a la Plaza Mayor, aquí pasamos por este túnel justo encima están las escaleras para subir a la catedral.



María en la Plaza Mayor, ya hay gente en la cola de los trenecitos.




Detrás de los trenes había un montón de niños sentados en el suelo esperando la hora.



Nos fuimos a las Burgas a ver las fuentes de agua caliente.




Justo encima de la fuente está esta piscina de entrada libre pero que tiene unos horarios, es curioso que esté a la vista de las calles.




Aquí estoy en el puente Romano de Orense.




María subiendo el puente romano.




Vista desde el puente rio abajo.




Aquí estoy en el puente romano, las vistas son rio arriba.




Cruzamos el puente y por una calle a la izd llegamos a estas escaleras para coger el carril bici que recorre las chavasqueiras.




Aquí estoy en las primeras chavasqueiras junto a la ciudad.




Entramos en las privadas de pago pero la verdad es que con el calor que hace no apetece meterse en agua caliente y menos a 38 grados.




María camino de de las segundas chavasqueiras.




Postes indicadores del itinerario




Me puse de mala leche, fijaros otro fuego en los montes cercanos




Los helicópteros cogían el agua del rio.




Llegamos a las segundas chavasqueiras y cuando nos disponíamos a bajar llegó un policía local en segways, nos dijo que nos fuéramos a las terceras que estaban mucho mejor y le hicimos caso.




Cuando llegamos nos dimos cuenta que eran las mejores con diferencia… zonas verdes, 6 piscinas con distintas temperaturas, vestuarios, bar, tiendas de souvenir, etc.…Una ducha antes de meterme a las piscinas, por cierto la ducha es también agua caliente.




Estuve metido en casi todas, pero en la de 38 grados no me atreví, la mejor para mí era la templada, lo bueno de esto tiene que ser en pleno invierno, pero hoy con casi 40 grados no apetece agua caliente.



El agua caliente no le vino nada bien a María y tenía la rodilla peor por lo que pregunté al conductor del trenecillo si podía llevar la bici y me dijo que sí, que la desmontara y la metiera en la parte de atrás, aquí podéis verla en el vagón.




María se fue en el trenecillo y yo me fui con la bici a la Plaza Mayor a esperar su llegada, como tardaban me fui a comprar uso polos con funda y de vuelta vi como llegaba el trenecillo. Aquí vemos a María con mi bici y ahora me dispongo a sacar la suya del tren.



Le dimos las gracias al conductor pues con la rodilla tan hinchada María apenas podía pedalear.




Nos sentamos en la plaza a comernos los helados y después decidimos ir al súper y comprar algo para cenar en el albergue pues sería mejor pasar la tarde tumbada en la cama para ver si se le bajaba la inflamación, de camino me hice esta foto y con las compras hechas nos fuimos al albergue.




Pasamos lo que quedaba de tarde en la cama, llegó la hora, el hospitalero me dijo que ya se marchaba que antes de cerrar la puerta metiéramos las bicis dentro y después cerráramos la puerta a las 11 de la noche.




Aquí están estos tres amigos de Madrid con los que hemos compartido camino desde A Gudiña. Diego, Antonio y Maxin, este ultimo hay que felicitarle por su valor, os cuento que le falta una mano, tiene el brazo hasta la altura de la muñeca por lo que lleva una especie de mano de plástico rígido que acopla en el manillar de la bici, los frenos los tiene en la mano derecha al igual que los cambios. En su bici lleva un mástil con dos banderas bastante grandes que en marcha se le ve desde muy lejos.




Llegó la hora de cenar y llamé a María para que bajara. Unas lonchas de jamón con rodajas de tomate en pan tierno, mas unas natillas serian nuestra cena.


Después María se fue a dormir y yo me quedé hablando con Maxi mas tarde Antonio, Diego y otros ciclistas se fueron en taxi a bañarse en las chavasqueiras de noche. Me dijeron que me fuera con ellos pues habían pedido dos taxis pero preferí irme a dormir, pues mañana nos espera la salida de Orense que según cuentan es de lo más duro del camino.


Maxi se quedó a dormir en el sillón de la entrada para abrirles la puerta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada